Compartir
Un día como hoy: Muere Freddie Mercury, vocalista y líder de Queen

Un día como hoy: Muere Freddie Mercury, vocalista y líder de Queen

#UnDiaComoHoy Freddie Mercury, el vocalista y líder de Queen, murió de complicaciones relacionadas con el Sida en 1991 a la temprana edad de 45 años. Si bien todos conocen la razón detrás de su muerte, los detalles que rodean su enfermedad siguen siendo un misterio.

La leyenda del rock, nacida como Farrokh Bulsara en 1946 de padres parsi, rara vez concedía entrevistas a los periodistas y era una persona intensamente privada. TAN privada, que mantuvo en secreto el estado de su salud, hasta un día antes de morir.

A pesar de estar constantemente bajo el escrutinio público, Mercury logró esconder parcialmente su situación, y eso que circularon rumores de que se había hecho la prueba de VIH en 1986.

Freddie Mercury antes de morir

La noticia del deterioro de su salud llevó a Queen a terminar abruptamente el Magic Tour de 1987, una de las giras más grandes de la banda vista por más de un millón de personas.

Circularon fotos de Freddie más frágil y delgado, a pesar de las negaciones del cantante. De hecho, Mercury apareció en el video musical de Queen, «These are the days of our lives» en mayo de 1991 mientras luchaba en privado contra su enfermedad. Ese fue su último video con la banda.

En una conversación con The Telegraph en el 2013, el guitarrista Brian May dijo: “Todos sabíamos que no quedaba mucho tiempo. Freddie quería que su vida fuera lo más normal posible. Obviamente, sentía mucho dolor e incomodidad. Para él, el estudio era un oasis, un lugar donde la vida era igual que siempre. Le encantaba hacer música, vivía para ello «.

Mercury tenía sólo un deseo al final de su vida: paz. «Fue perseguido por la prensa y la gente curiosa», dijo May al periódico en ese momento. «Solo quería paz y tranquilidad, poder continuar con lo que hacía».

Si bien el cantante de ‘Under Pressure’ quería que lo dejaran solo, su hambre por la música estaba lejos de saciarse. “Él seguía diciendo, ‘Escríbeme más. Escríbeme cosas. Solo quiero cantar esto y hacerlo, y cuando no esté, puedes terminarlo ‘. En realidad, no tenía miedo ”, relató May.

A principios de noviembre de 1991, May recordó que Mercury regresó a Londres y le dijo a él y a los demás compañeros de la banda: “No me siento tan bien, creo que debería terminar el día. Lo terminaré cuando vuelva, la próxima vez».

Pero Freddie no regresó. 

El día 23 de ese mes, Mercury liberó un comunicado a The Guardian, confirmándole al público por primera vez que tenía VIH/Sida.

“A raíz de la enorme conjetura de la prensa durante las últimas dos semanas, deseo confirmar que he dado positivo en la prueba del VIH y tengo SIDA”, decía el comunicado. “Me pareció correcto mantener esta información en privado hasta la fecha para proteger la privacidad de quienes me rodean. Sin embargo, ha llegado el momento de que mis amigos y fanáticos de todo el mundo sepan la verdad y espero que todos se unan a mí, a mis médicos y a todos los de todo el mundo en la lucha contra esta terrible enfermedad. Mi privacidad siempre ha sido muy especial para mí y soy famoso por mi falta de entrevistas. Por favor, comprenda que esta política continuará «.

Al día siguiente… murió.

El 24 de noviembre, un grupo de paparazzis y fanáticos se agruparon frente a su casa en Kensington. Todos los espectadores estaban ansiosos por vislumbrar a la estrella mientras se marchitaba. Todos querían un trozo de Freddie Mercury, incluso en la hora de su muerte.

Después de que la trágica noticia se hiciera oficial ese día, sus fieles seguidores crearon un santuario dedicado a él en las afueras de su residencia y decoraron la pared exterior de su casa con mensajes de graffiti.

Durante sus últimos días, Freddie nunca estuvo solo, siempre tuvo a alguien cerca de su cama. Y no, no estaban sus compañeros de banda, sino la familia que formó en su corta vida: Peter Freestone su gran amigo, Jim Hutton, su pareja, Mary Austin, su ex novia y Joe Fanelli, su ex amante y chef.

Desafortunadamente ninguno de ellos estuvo ahí en el momento de su muerte, sino Dave Clarke, otro amigo cercano y músico. Freddie se había desmayado ese día, ya sin tomar sus medicamentos para la enfermedad.

Ni los analgésicos eran suficientes. Freddie murió sin médicos y sin ayuda y con Dave a su lado. «Se veía en paz… y murió con una sonrisa en su rostro porque eligió su momento para morir».

La difícil verdad es que Freddie sufrió mucho antes de morir. Su calidad de vida cambió dramáticamente y todos los días vivió con dolor. Poco a poco perdía la vista, su cuerpo se volvía cada vez más débil y al final casi se quedó sin un pie.

El cantante murió de neumonía bronquial, ya que su sistema inmunológico colapsó por culpa del sida. Al día siguiente, el mundo se enteró que había perdido a una de sus estrellas más brillantes.

No hay duda de que Mercury todavía tenía mucho qué dar, pero su legado vive y al menos hizo parte de la mejor música del rock en la historia.

¿Cuál es tu canción favorita de Queen? 

Fuente: www.chicmagazine.com.mx