Compartir
Un cuento sobre seguridad

Un cuento sobre seguridad

Por Arturo Soto Munguia

La secretaria de Seguridad, María Dolores del Río y la fiscal estatal Claudia Indira Contreras están a punto de convertirse en aquel comisario de cierto pueblo de la sierra sonorense, asolado por un asesino serial que mantenía a la comunidad en el terror y la zozobra.

Un día, el pueblo se amotinó frente a su oficina para exigirle que saliera a buscar al peligroso criminal, pero el comisario argumentó que no tenía caballo.

-Tenga, le dijo un lugareño, yo le presto el mío: cuatralbo, lucero en la frente, cuarto de milla, un rayo veloz.

Pero es que tampoco tengo pistola, argumentó el comisario.

-Tenga, le presto la mía: 38 escuadra, automática, ligera y precisa como ninguna. También le presto mi rifle con mira telescópica y varias cajas de parque, ofreció otro preocupado habitante de aquel pueblo.

Ah, pero es que tampoco tengo comida para aguantar tanto tiempo en el monte persiguiendo al asesino y pues así no se puede, volvió a argumentar el comisario, visiblemente turbado y diríase que hasta miedoso.

-No se preocupe, aquí le preparé varios kilos de burritos de machaca, bistec, chilorio y chorizo con papas, dijo una señora que apareció de repente.

Qué pena, pero soy vegano, pretextó el comisario.

Y así, hasta que un ciudadano muy molesto le reclamó su medrosa actitud: ¡Ya basta, comisario! ¡El pueblo tiene miedo, ese asesino anda suelto y ya ha matado a ocho compañeros; todos tenemos miedo de que se nos aparezca un día y también nos mate con el hacha!

La cara del comisario se iluminó de pronto:

Espera, ¿con un hacha dijiste?

Sí, a todos los ha matado con un hacha.

Ah, para que vean, dijo con alivio el comisario. Eso no me corresponde a mí, le toca a la Forestal.

Así las encargadas de la seguridad pública y la procuración de justicia en Sonora. Ya firmaron tres acuerdos por la paz, anunciaron la contratación de cientos de policías, el refuerzo de mil elementos de la Guardia Nacional, decenas de patrullas… y la violencia criminal no cede un ápice. No parece haber nadie decidido a enfrentar el fenómeno, ni del estado, ni la federación y mucho menos los municipios, cuyas corporaciones son las más vulnerables.

Cajeme cerró septiembre con 60 homicidios dolosos, en octubre rompió récord histórico superando esa cifra y en lo que va de este mes ya se cuentan 28 asesinatos a quemarropa en aquel municipio.

Ya nomás falta que cuando les reclamen su inacción frente a los más de 400 asesinados por los criminales nada más en Cajeme (la cifra incluye niños, mujeres, policías, ex policías y hasta el asesinato del ex procurador Abel Murrieta Gutiérrez) las funcionarias digan al unísono, sorprendidas: ¿Cuatrocientos? Eso ya no nos corresponde a nosotras, sino al Inegi.

II

El gobernador Alfonso Durazo abogó ayer por el paquete fiscal que envió al Congreso del Estado y del que, como comentamos ayer, se espera que sea aprobado tal como va.

Es, dijo, un presupuesto austero, eficiente, responsable y estabilizador. Pero además es el presupuesto social más grande de la historia porque orientará el 63.3% de los recursos a los conceptos definidos como gasto social.

El gobernador aludió sin que se le preguntara a ciertos cuestionamientos en el sentido de que dicho presupuesto no contempla recursos (o destinará muy poco) para obra pública y anunció que gracias a la complementación de recursos federales, Sonora tendrá un desarrollo extraordinario en esa materia.

Y citó de memoria algunos ejemplos, que aquí le presentamos para que la escéptica lectora, el incrédulo lector los apunte a efecto de ir dándole seguimiento a los mismos:

Además del Plan de Justicia para la etnia yaqui que ya se ha detallado anteriormente, anunció el Plan de Justicia para la etnia seri que incluye obras de infraestructura carretera, agua potable, vivienda, entre otros rubros.

Además:

Plan de Justicia para Cananea.

Modernización del puerto de Guaymas.

Infraestructura para la ampliación y modernización en las aduanas.

Modernización de la carretera Ímuris-Cananea.

Ampliación a cuatro carriles de la carretera Hermosillo-Bahía de Kino.

Carretera Guaymas-Chihuahua.

Carretera Agua Prieta Bavispe.

Periféricos en Nogales, Caborca y Navojoa.

Construcción de hospitales, clínicas, escuelas y obras de infraestructura hidráulica en varios municipios.

Cambio del rostro urbano de Nogales al retirar las vías que cruzan la ciudad y aprovechar las 18 hectáreas que ocupan las instalaciones de Ferrocarriles Nacionales de México en la entrada sur de esa ciudad.

Nota 1.- la construcción y operación de algunas carreteras será concesionada al sector privado, por lo que los usuarios deberán pagar una cuota de recuperación (así la llamó).

Nota 2.- Ninguna de estas obras viene contemplada en el presupuesto estatal porque, como me explicó por separado el secretario de Hacienda, Omar del Valle Colosio forman parte de presupuesto federal y las ejecutan las agencias federales directamente.

 III

Mañana jueves el presidente Andrés Manuel López Obrador se reunirá con sus homólogos de Estados Unidos, Joe Biden y de Canadá, Justin Trudeau. El encuentro será trilateral pero después se reunirá por separado con cada uno de ellos.

La reunión con Biden es la que más reflectores acaparará porque llega en un momento especialmente tenso en los temas de inmigración, energías y política regional, asunto este último en el que el mexicano ha condenado el bloqueo estadunidense a Cuba y, congruente con su formación priista de izquierda se ha corrido a ese lado de la geometría política estrechando lazos con Bolivia, Argentina, Venezuela, Nicaragua, países a los que el imperialismo yanqui no ve con buenos ojos.

Afortunadamente AMLO ya adelantó que llegará con posicionamientos muy firmes y claros. En materia energética sostendrá, si es que Biden le pregunta, dijo, que su iniciativa de reforma busca acabar con la rapiña de empresas trasnacionales que quieren seguir robando; en el tema de migración apoyará con todo una iniciativa de Biden para regularizar el estatus legal de 11 millones de mexicanos en EEUU mediante el otorgamiento de la ciudadanía estadunidense.

En ambos temas hay el pequeño problemilla de que Biden está siendo presionado por legisladores republicanos para que proteja a las empresas gringas relacionadas con el sector energético y que tienen inversiones en México, pues temen que la reforma pase a perjudicarlas; de la misma manera han presionado para que el gobierno de Biden endurezca sus políticas migratorias en su frontera sur.

Y el caso no sería tan preocupante si no fuera porque el demócrata Biden no tiene la mayoría en el Senado norteamericano, que es donde se deciden estos temas.

No será un encuentro terso y hay preocupación porque la diplomacia del presidente mexicano no va más allá de citar, modificada, la frase atribuida a Porfirio Díaz: “Pobre México, tan lejos de dios y tan cerca de Estados Unidos”, cambiándola por “Ahora México está cerca de dios y no tan lejos de Estados Unidos”.

En el contexto actual, los chistoretes no servirán de mucho.

Con Trudeau es menos bronca, aunque quizás también lo fustigue condenando la depredación y contaminación que llevan a cabo las compañías mineras de aquel país en el nuestro. O quizá no llegue a tanto y lo único que haga es reclamarle por la vergüenza que nos hicieron pasar los seleccionados del país de la hoja de maple al vencer 2 a 1 a nuestros ratones verdes.

Claro, considerando que Andrés Manuel puso a temblar a todo el mundo con su discurso en el Consejo de Seguridad de la ONU, quizás les arranque a ambos el acuerdo de colaborar con el 0.2% de su PIB, que sumado al 4% de las ganancias de las empresas y personas más ricas del mundo, resolverían la pobreza de 750 millones de pobres en el planeta.

No se rían, todo puede suceder.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 Visita www.elzancudo.com.mx

Deja un comentario