Compartir
Red Bull reconoció “errores” internos en el GP de Brasil y condenaron comentarios en contra de Verstappen y Checo Pérez

Red Bull reconoció “errores” internos en el GP de Brasil y condenaron comentarios en contra de Verstappen y Checo Pérez

#Deportes Una nueva polémica azotó al equipo de Red Bull Racing, a una sola carrera de que termine la temporada 2022 de la Fórmula 1, Max Verstappen y Sergio Checo Pérez tuvieron una discusión por las posiciones en el Gran Premio de Brasil. El piloto neerlandés se negó rotundamente a cederle el paso a Checo pese a que la indicación provino de Christian Horner.

“Tiene campeonatos gracias a mí”: el ácido reclamo de Checo Pérez a Max Verstappen tras GP de Brasil

Ante tal hecho, el mexicano se enojó y ambos protagonizaron un disgusto, ya que Sergio aseguró que por él Verstappen era bicampeón del máximo circuito de velocidad. Este hecho causó una ola de indignación entre la afición del “Viejo Sabroso” al rededor del mundo, convirtiendo el tema en tendencia de las redes sociales.

Bajo este contexto, Red Bull Racing más tarde que temprano, compartió un comunicado donde rechazaron cualquier tipo de comentario sobre la vida privada de Max Verstappen y Sergio Checo Pérez, además reconocieron que hubo un “error interno” en la comunicación con el corredor neerlandés.

“Como equipo, cometimos errores en Brasil. No habíamos previsto la situación que se desarrolló en la última vuelta y no habíamos acordado una estrategia para un escenario como ese antes de la carrera”, inicia el comunicado de la escudería austriaca de F1.

La estructura justificó el accionar de Verstappen, pues este, supuestamente, fue informado “en la última curva” sobre que le tenía que ceder la posición al piloto mexicano: “Lamentablemente, Max fue informado en la última curva sobre que debía ceder la posición sin que se le transmitiera toda la información necesaria”.

“Eso puso a Max, que siempre ha sido un piloto de equipo, en una situación comprometida y con poco tiempo para reaccionar, lo que no era nuestra intención”, agregaron.

“Después de la carrera, Max habló abierta y sinceramente, lo que permitió a ambos pilotos resolver cualquier problema o preocupación que hubiese entre ambos”, comentaron. “El equipo acepta las explicaciones de Max, la reunión fue un tema personal que permanecerá en privado y no se harán más comentarios al respecto”.

Más adelante, la escudería famosa por sus bebidas energéticas señaló como “completamente inaceptables”el actuar de los fanáticos que se lanzaron en las redes sociales contra el piloto mexicano y neerlandés.

“El comportamiento abusivo hacia Max, Checo, el equipo y sus familias es impactante y triste y, por desgracia, es algo que nosotros, como categoría, estamos teniendo que salir a condenar con una regularidad deprimente”, señalaron en la minuta.

Para dar fin a la polémica, la escudería austriaca a cargo de Christian Horner remarcaron que dentro dela F1 “no hay lugar” para ningún tipo de violencia: “No hay lugar para ello en las carreras o en la sociedad en general, tenemos que ser mejores que eso. Al fin y al cabo, esto es un deporte, estamos aquí para competir. Las amenazas de muerte, mensajes de odio y demás hacia los miembros de la familia, son deplorables”.

“Valoramos la inclusión y queremos tener un espacio seguro para que todos trabajen y disfruten de nuestra categoría. El abuso tiene que parar”, remataron.

Con el resultado que sumó el piloto de Ferrari, Checo y Leclerc quedaron empatados en puntos con 290 respectivamente, pero el monegasco subió al segundo lugar del campeonato por tener un mejor puesto en Brasil que Pérez, así que el resultado final se sabrá en los Emiratos Árabes en la pista del Circuito Yas Marina.

Fuente: infobae.com