Compartir
¿Quién le ayuda al gobernador?

¿Quién le ayuda al gobernador?

Por Arturo Soto Munguia

En Sonora el 2021 se está despidiendo en medio de cierta efervescencia social. Diversos conflictos aparecen en varios frentes poniendo a prueba la capacidad de operación política de las autoridades gubernamentales. Y financiera, porque algunas de esas inconformidades se resuelven con dinero que, al parecer, no hay.

Tal es el caso de la burocracia estatal, donde reportan que siguen sin depositarles la segunda parte del aguinaldo en Sedesson, Comunicación Social, Secretaría de Economía, entre otras dependencias. Todos saben que ese derecho laboral se va a cumplir, pero no saben cuándo y esperan que sea antes de las fechas navideñas.

Pero en el caso de los maestros y demás personal del sistema Cecytes el asunto está peor. Allí no les han pagado las últimas dos quincenas, el aguinaldo y otras prestaciones, por lo que ya se fueron un paro indefinido y advirtieron que de no obtener respuesta ‘tomarán’ el Aeropuerto de Hermosillo y las casetas de cobro en la carretera federal.

El sindicato de Cecytes hizo circular ayer por la madrugada un comunicado interno en el que llaman a la movilización en los planteles de Hermosillo, San Pedro, Pesqueira y Miguel Alemán. También organizaron un plantón frente a Palacio de Gobierno, donde coincidieron con maestros del Conalep que exigen desde noviembre la destitución del director, Luis Carlos Santos, y con choferes del transporte urbano que exigen pago de sueldos y aguinaldos.

En el caso Conalep los maestros denunciaron que la respuesta obtenida por parte de autoridades del gobierno es que el nombramiento de Santos fue hecho por el gobernador y es por tanto inamovible. Han tenido mesas de diálogo con el secretario particular del gobernador, Francisco Vázquez y con el subsecretario de Educación, sin que haya respuestas a sus demandas.

En el caso de Cecytes, no fue la mejor manera de iniciar su administración como directora para la maestra Gracia Alicia Anduro Grijalva, que meses antes de la elección de junio pasado buscó la candidatura a la alcaldía de Etchojoa o a la diputación local por el distrito XX bajo las siglas de Morena. Ninguna de las dos se le concedió, pero fue nombrada directora de Cecytes.

Quizás no sea muy relevante, pero sirva como estampa de la nueva genealogía del poder, la señora Anduro Grijalva es madre del magistrado electoral y antes consejero del IEE, Vladimir Gómez Anduro y del recién nombrado rector de la Universidad Tecnológica de Etchojoa, José Félix Gómez Anduro.

En sentido estricto, el conflicto en los Cecytes no le corresponde resolverlo a ella (aunque sí gestionarlo) en tanto que se trata de recursos financieros que la secretaría de Hacienda no ha liberado pese a que, como aseguran los maestros inconformes, la federación ya depositó la parte que le corresponde (unos 14 millones de pesos), pero falta la parte que le corresponde al estado.

El punto es que tras la movilización de ayer por parte de los maestros del Cecytes, la respuesta que obtuvieron es que el gobierno del estado no les debe nada y tienen que formarse en la fila de deudores. Hoy se esperan mayores movilizaciones.

En una buena medida, la solución a estos ‘atorones’ financieros descansa en el secretario de Hacienda, Omar Francisco del Valle Colosio, que tiene un currículum impecable y cartas credenciales impresionantes como especialista en temas financieros, pero algo parece estar sucediendo con él, pues sus más recientes apariciones públicas solo han sido como actor de reparto en los videos que el muy protagónico director del Isssteson, Jesús Manuel Acuña se manda producir y difunde cada vez que quiere echarle en cara la crítica situación por la que atraviesa el instituto a su cargo.

Más al sur está a punto de escalar el tema de los retenes yaquis en la carretera federal. Por estos días y hasta la primera semana de enero comenzará el abundante flujo de vehículos por esa rúa. Es temporada de jauja para la etnia, con o sin Plan de Justicia.

Todo lo que resta de diciembre los ‘paisanos’ llegan en una interminable caravana de vehículos, y a principios de año regresarán por esa misma rúa dejando una buena cantidad de dólares en las improvisadas alcancías con que los hermanos yaquis se cobran la llamada ‘servidumbre de paso’, un impuesto que deberían pagar el gobierno y las empresas que usufructúan su territorio pero que solidaria y desinteresadamente pagamos todos los usuarios de la carretera.

Lo de ‘solidaria y desinteresadamente’ es desde luego, un eufemismo, porque ahora que el gobierno federal ya está operando de nuevo las casetas de cobro, pues hay que apoquinar doble, lo cual genera molestias en los usuarios y ya comienzan a aparecer episodios de rispideces y desencuentros que podrían escalar en violencia.

El tema de las ‘piolas de cuota’ que instalan los yaquis en la carretera no es nuevo, pero tampoco hay quien lo resuelva, ni siquiera con el Plan de Justicia para la Etnia del que tanto se ha hablado.

Son varios los titulares de diversas dependencias que deberían estar tomando cartas en este asunto, pero el que tradicionalmente se hacía cargo (por lo menos de aparecerse eventualmente en la zona de conflicto) era el secretario de Gobierno. Actualmente esta cartera la ocupa el maestro Álvaro Bracamonte Sierra, también de currículum impecable pero al que tampoco se le ha visto al menos comiéndose un wakabaki en Loma de Guamúchil.

El gobernador Alfonso Durazo trae una agenda cargadísima. Un día recibe a los mandos de las fuerzas armadas para tratar el no menos escabroso tema de la violencia criminal en el estado; otro día se reúne con diplomáticos norteamericanos para abordar además de ese asunto, el de la promoción económica; al siguiente vuela a Tabasco para reunirse con sus homólogos de todo el país y con el mismísimo presidente de la República, y si le queda un campito va y entrega los carritos de hot dogs que consiguió la secretaria de Desarrollo Social Wendy Briseño para repartirles a las jefas de familia, bajo el muy aspiracionista nombre de ‘proyectos gastronómicos’.

De la seguridad pública ni hablamos. María Dolores del Río y Claudia Indira Contreras, como secretaria de Seguridad y Fiscal estatal respectivamente nomás no dan pie con bola. Cuando la prensa nacional e internacional aluden al desastre de la violencia criminal en Sonora, no las citan a ellas sino a Alfonso Durazo, que llegó a la gubernatura con los blasones de su paso por la Secretaría del ramo a nivel federal.

Para tener apenas tres meses en el cargo, los conflictos se siguen acumulando y el gobernador, que indudablemente es un hombre de Estado, un avezado político, un servidor público capaz y sensible, tampoco es Superman. De hecho, si lo fuera, su kryptonita sería es@s funcionari@s que no le ayudan mucho.

II

Mientras tanto el cabildo de Hermosillo aprobó por unanimidad el presupuesto de egresos 2022 que inicialmente era de 4 mil 113 millones de pesos pero tuvo una ampliación para quedar en 4 mil 838 millones 927 mil 748 pesos con 66 centavos.

El cabildo también aprobó una modificación al acuerdo que crea el organismo denominado Alumbrado Público y que se transforma en Agencia Municipal de Energía y Cambio Climático.

Esto no es un simple cambio de nombre, sino que al fusionar cinco dependencias materializa el rediseño de la administración pública para hacer un gobierno más compacto, eficiente y barato. Desde luego, al frente de ese nuevo organismo estará Carla Neudert, una muy cercana colaboradora del alcalde Antonio Astiazarán, que fue su principal apoyo al frente de Energía Sonora, una AC de larga y fructífera experiencia en los temas relacionados con las energías limpias.

Y por lo pronto aquí la dejamos. Hoy no hubo la gustada sección ‘Cebolla finamente picada’ porque no hubo nada de cebolla que picar. A ver si mañana.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 Visita www.elzancudo.com.mx