Compartir
¿Queremos realmente eso? 

¿Queremos realmente eso? 

Por Soledad Durazo

1).- El padre se abraza con fuerza al ataúd; no quiere soltarlo porque dentro están los restos de su hija y en unos momentos más quedarán bajo tierra.

Después de varios días desaparecida, de que su bolso fuera encontrado en la bahía de Guaymas, de jornadas de búsqueda, de publicaciones en redes, de denuncias a través de los medios de comunicación, de alertas, protocolos  y cadenas de oración, los restos de Andrea Carolina Osuna Gil fueron encontrados calcinados en el kilómetro 2+500 del libramiento Guaymas-Empalme y su caso viene a sumarse a la trágica estadística de personas desaparecidas y localizadas asesinadas. 

2).- En una cuatrimoto un hombre transporta cuatro cuerpos sin vida en la zona del desierto de Altar en Sonora presumiblemente después de haber sido asesinados… la escena es trágica por donde quiera vérsele: la “normalidad” con la que se comporta el motorista, la humanidad expuesta de los asesinados, los cuerpos apilados para su traslado y la indiferencia de quien graba el video, su risa y la referencia a los muertos sin el menor asomo de respeto atestiguando un hecho que por frecuente ya no sorprende. Es terrible.

3).- “Escúchenme todavía estoy viva” es la suplica de la maestra Ruth a quien su ex pareja le disparó en el rostro, fue acusado de violencia familiar, de violación, de amenaza de muerte y ayer un juez le otorgó suspensión provisional después de dos meses de prisión…el hombre podrá volver a las calles y no solo es una amenaza para la maestra Ruth sino para todas las mujeres que se le atraviesen en el camino. Y el grito de la maestra no es exagerado así como tampoco se explica la indolencia de las autoridades que por no integrar correctamente el expediente, un potencial feminicida andará ahora suelto.

Estos son solo tres casos de muchos otros que han quedado registrados en días recientes en Sonora. Cada vez nos acercamos más a la peligrosa pérdida de la capacidad de asombro y en consecuencia a la normalización de la violencia ¿Queremos realmente eso?

www.soledaddurazo.com

@SoledadDurazo

Deja un comentario