Compartir
Presentarán la Ley Durazo; busca ‘empatar’ elección presidencial y de gobernador en 2030

Presentarán la Ley Durazo; busca ‘empatar’ elección presidencial y de gobernador en 2030

Por Arturo Soto Munguia

En Sonora, todas las elecciones para alcaldes, diputados locales, federales y senadores coinciden con la elección presidencial. La única que se encuentra desfasada tres años es la de gobernador(a).

Hoy, Alfonso Durazo anunciará una reforma para ‘empatar’ esos comicios, de manera que quien lo suceda en el cargo en 2027 será electo para un periodo de tres años, de manera que para 2030, todos los cargos de elección serán disputados en la misma fecha, desde el presidente de la República hasta el regidor suplente de Banámichi.

Quiero pensar que el secretario de la Consejería Jurídica del gobierno del estado, Adolfo Salazar Razo y su equipo de especialistas cuidaron hasta los últimos detalles de esta iniciativa para no dejar una sola ambigüedad, un solo resquicio por el cual se cuelen ambiciones políticas que por ejemplo en Baja California provocaron una crisis que metió en un brete al Congreso local, a los tribunales electorales y hasta a la SCJN.

Cierto que desde la reforma electoral federal de 2014 se contempla que las constituciones y leyes estatales deben garantizar que se verifique al menos una elección local en la misma fecha que tenga lugar alguna de las elecciones federales, lo cual ya sucede con todas en Sonora.

Obviamente hay cargos que duran tres años (alcaldes, diputados locales y federales) de manera que esas coinciden alternadamente con la elección presidencial. Los cargos que duran seis años son dos: los del Senado y la gubernatura. La elección al Senado sí coincide con la elección presidencial, la de gobernador(a) no.

Eso es lo que va a homologar la propuesta del gobernador Durazo. Y digo que va a homologar porque no hay manera de que la iniciativa tenga algún tropiezo en el Congreso local, considerando la mayoría calificada que holgadamente tienen el partido del gobernador y sus aliados y hasta las simpatías de sus no aliados.

Lo que es obligado, en todo caso, es que diputadas y diputados se pongan a estudiar mucho y pongan a trabajar a sus asesores para cuidar también todos los detalles, o ya de perdida para que no se vean muy ‘verdes’ a la hora de los debates.

Cito el caso de Baja California porque allá el tema se les enredó más que una Maruchan y de hecho dejó heridas políticas abiertas hasta ahora. La elección para gobernador allá fue en 2019, año que no coincidía con ninguna elección federal. En atención a la reforma de 2014, el Congreso local decidió  ese año que quien resultara electo en 2019, solo duraría dos años, empatando así el proceso local con el federal.

Esa elección la ganó el senador Jaime Bonilla, de Morena. Pero una vez en el poder (incluso antes) impugnó en tribunales ¡su propia elección! para litigar una ampliación de su periodo a cinco años.

Luego se desistió de la vía judicial y decidió mejor operar en un Congreso local donde Morena solo contaba con tres diputados, pero dicen que a punta de cañonazos de esos que según el General Obregón nadie aguanta, logró los votos entre priistas, panistas y diputados de otros partidos locales que ya iban de salida y no les caería nada mal un bono de retiro.

Pero prácticamente toda la bancada mayoritaria, la del partido gobernante en ese entonces en BC, el PAN, votó a favor. Entre ellos se encuentra el esposo de la actual gobernadora (entonces alcaldesa de Mexicali) Marina del Pilar Ávila, que por cierto tiene sus orígenes en ese partido. Varios de ellos fueron expulsados del blanquiazul; otros están trabajando en el actual gobierno estatal de Morena. Cinco priistas también votaron a favor y luego fueron sometidos a un proceso de expulsión en el PRI.

Total que la ‘Ley Bonilla’ que extendía el mandato del gobernador a cinco años pasó en el Congreso local, pero fue declarada inconstitucional por la SCJN después de un largo, tenso y complicado litigio y Bonilla tuvo que regresar a su escaño en el Senado, no sin agravios acumulados, entre otras cosas porque la candidata de Morena en 2021 fue Marina del Pilar Ávila, con quien mantiene una relación política bastante tensa.

El caso de Sonora es diferente, pero los abogados del gobernador Durazo y los legisladores locales deberán tener mucho cuidado en no dejar lagunas que pudieran despertar la tentación en quien suceda al de Bavispe en 2027, de pretender extender su mandato. El poder, recuerden, marea.

II

Y a propósito de Durazo, que está por cumplir su primer año al frente de la administración estatal, fue evaluado por los sonorenses a partir de una encuesta realizada por la empresa Infinitum y recibió una calificación aprobatoria con 6.8% en cuanto a la percepción de calidad de su trabajo.

En ese mismo ejercicio el presidente AMLO aparece con 7.4% de aprobación.

En cuanto a la aprobación de su trayectoria, el 52 por ciento la aprueba (25% todo y 26.9% algo), mientras que hay un 28.16 que no aprueba ni desaprueba; 7. 30% que reprueba algo y 12.54% que reprueba todEn general al gobernador le fue bien, considerando que si bien el 57% opina que el principal factor negativo que aqueja a Sonora es la inseguridad, el 62% considera que tiene capacidad para mejorar la seguridad en el estado frente a 32% que opina lo contrario.

65% opina que está bien preparado para gobernar contra un 29%

III

Hoy al filo de las 18:30 horas el alcalde de Hermosillo Antonio Astiazarán compartirá un mensaje a la ciudadanía con motivo de su primer informe de gobierno. La cita es en el Expo Forum. Desde allá les estaremos reportando.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 Visita www.elzancudo.com.mx