Compartir
La política del pan y queso

La política del pan y queso

Por Arturo Soto Munguia

Los millenials, y mucho menos los centennials sentirán jamás la adrenalina que hacía correr aquel competitivo juego infantil llamado ‘Pan y queso’, que básicamente consistía en hacerse del lugar que otro a dejaba vacío por lanzarse a conquistar el espacio que otro abandonaba para ganar el de uno más y así hasta que inopinada y eventualmente, aquel divertimento pueril terminaba a madrazo limpio.
Las reglas eran sencillas. Un número indeterminado de jugadores se colocaba en ciertos puntos que solían formar un círculo o un cuadrado. Sillas, piedras, cajas, árboles, lo que sea servía para marcar el punto que cada quién ocupaba, mientras alguien, al centro, iba de lugar en lugar preguntando ¿‘dónde hay pan y queso’?
Mientras eso sucedía, el resto de los jugadores cruzaban miradas cómplices para intercambiar sus lugares en movimientos rapidísimos, porque si el que se encontraba en la pendeja averiguando sobre los comestibles se daba cuenta, podía ganarle el lugar, y el wey que se descuidaba y perdía su lugar, pasaba al centro a repetir la dinámica.
Parece sencillo, pero en el vértigo del juego se requería suma destreza, velocidad de piernas y no pocas mañosadas para el empujón, la zancadilla, el jalón de greñas y una que otra finta perversa para provocar que alguien que no te caía bien se quedara sin su lugar y se fuera a buscar pan y queso donde no sabía si lo iba a encontrar.
No sé si usted, puberta lectora, preadolescente lector imaginaron, mientras leían estas líneas, que algo así está sucediendo en los partidos políticos por estos preelectorales días.
Todos atrincherados en sus militancias pero con un pie listo para pegar el brinco al lugar que otro deje vacío, suponiendo que en otro partido hay un espacio para ocuparlo ya por las buenas, ya por las malas. Otros, muchos, andan por ahí preguntando abierta o discretamente dónde hay pan y queso, con fingida inocencia mientras reviran a sus espaldas para ver dónde se desocupa fugazmente un lugar y agandallarlo en un salto espectacular.
Ejemplos hay a pasto, pero quizás donde mejor se represente esta dinámica es en Movimiento Ciudadano. María Dolores del Río migró a la campaña de Morena cuando la dirigencia nacional de su partido decidió que la candidatura al gobierno del estado era para Ricardo Bours. Se llevó con ella a algunos de sus leales.
Ayer no enteramos que un grupo de emecistas que habían renunciado a ese partido por lo que consideraban un ejercicio patrimonialista del mismo por parte de la ex alcaldesa de Hermosillo, regresaban a MC.
Daniel Baranzini, ganadero que hace un par de años se acogió a los liderazgos de Morena para competir por la dirigencia de la Unión Ganadera Regional (un proceso no exento de violencia cuando tomaron el hotel que servía como sede para la elección, rompiendo cristales en medio de un zafarrancho), ya se despidió de Morena y se fue a Movimiento Ciudadano, donde le han ofrecido la candidatura a una diputación federal y, dicen, también el lugar número uno en la lista de pluris.
Si Morena le robó el pan a MC, MC le roba el queso a Morena.
El ‘Bebo’ Zatarain, priista desde sus años mozos y con una carrera en la que fue alcalde de Guaymas, diputado federal y local; funcionario estatal y federal ya se metió a la campaña de Morena argumentando que en el PRI no le dieron ni pan ni queso.
La alianza PRI-PAN-PRD es terreno llano para la corredera en búsqueda de las candidaturas, pero lo mismo sucede en la alianza Morena-PT-PVEM-PANAL.
¿Dónde hay pan y queso? ¿Dónde una candidatura a alguna alcaldía, a algún distrito local, a uno federal, a una promesa de trabajo en el gobierno?
En Morena, por ser hoy el partido más poderoso, el partido oficial, el que detenta el poder en el país y el que aparece con mayores posibilidades de refrendar triunfos en la mayoría de los estados en disputa, parece la panadería del Costco en vísperas de navidad.
Muchos quieren dar portazo en ese partido y los que están adentro cuidan con singular desconfianza el derecho de pertenencia y de prelación.
Hay, sin embargo, un dejo de preocupación entre esos morenistas que no ven con buenos ojos la apertura casi indiscriminada y a la que públicamente no pueden oponerse porque eso sería ir contra la voz inapelable del jefe, y el jefe es el jefe.
Pero existen motivos para la preocupación. En 2018 se presentó una situación similar y la apertura llevó a cargos de elección (y a no pocos puestos en gobiernos municipales) a gente que no sólo era completamente ajena al proyecto de nación de Andrés Manuel López Obrador, sino que en poco tiempo se convirtieron en un dolor de cabeza para Morena.
Lilly Téllez es una de ellas, pero no la única. La lista es larga, pero baste citar el caso de Rogelio Aboyte Limón, el alcalde de Bácum que, postulado por Morena, fue detenido meses después de ganar,  al intentar cruzar la frontera con Estados Unidos usando documentación apócrifa. Bastó que los gringos le ‘pasaran una báscula’ para descubrir un expediente delictivo relacionado con tráfico de drogas e indocumentados.
Hoy, llegan reportes de que el señor Aboyte busca incorporarse a la alianza PRI-PAN-PRD como candidato a la alcaldía de Bácum, otra vez.
Uno de los más recientes fichajes de Alfonso Durazo, seguramente gracias a la gestión de María Dolores del Río es el alcalde de Sonoyta, José Ramos Arzate.
Bulmaro Pacheco recordó en su cuenta de Twitter la forma en que este personaje llegó a la alcaldía postulado por MC, abominando hasta entonces de Morena y de Andrés Manuel.
La elección estaba reñidísima después del mediodía cuando un misterioso comando armado se robó (materialmente) la urna en la que se decidiría la votación. En un acto vandálico, quemaron la casilla y el carro que transportaba la urna donde se presume iba en desventaja.
La presunción es válida. En municipios tan pequeños como Sonoyta los operadores electorales pueden saber, antes del escrutinio de votos, los resultados porque conocen a cada votante. De hecho, la votación final favoreció a Ramos Arzate con diez votos. El resultado fue de mil 791 votos a mil 781 sobre su más cercano competidor.
¿Quién tiene, en Sonoyta, la capacidad operativa, logística y el poder de fuego para violentar una elección así?
Se los dejo de tarea.
Lo cierto es que en su cuenta de Twitter, Alfonso Durazo presumió este nuevo fichaje para Morena.
Ahí se las dejo.
II
En noticias más amables, les fue bien a los policías en su día. Ayer, la gobernadora Claudia Pavlovich atestiguó la entrega de 151 vehículos para reforzar las bases de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC), así como equipamiento y uniformes para los agentes y para el personal de la Fiscalía estatal.
Un acto emotivo en el que se le dio voz a la pequeña Jud Nabetse, una niña de diez años de edad, hija de un matrimonio formado por investigadores de la AMIC a quienes calificó como “súper héroes que protegen a las familias de Sonora”.
La gobernadora destacó los logros de la fiscalía, que durante el 2020 ejecutó mil 442 órdenes de aprehensión (cuatro diarias en promedio); se judicializó la totalidad de los feminicidios y se obtuvo el 67% de sentencias condenatorias respecto a las carpetas iniciadas por este delito.
Y en el ámbito local la alcaldesa Célida López hizo lo propio al anunciar que por primera vez todos los agentes de la policía municipal recibirán una compensación extraordinaria, gracias a una partida especial obtenida del 40% de las multas de tránsito, históricamente destinada a la capacitación.
La alcaldesa promovió una modificación legal para que una parte de ese dinero llegara directamente a las finanzas familiares de los policías, así como a becas para que los agentes continúen sus estudios.
Son 9 mil 380  pesos que desde ayer fueron depositados en las cuentas de cada uno de los elementos de la corporación, una cantidad nada despreciable, sobre todo considerando la ‘cuesta de enero’ que no es ajena a los uniformados y sus familias.
“Los policías no están solos y tienen una líder con la que pueden contar para apoyarlos”, dijo la alcaldesa tras anunciar que este año vendrá más capacitación y equipamiento.
También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto
Visita www.elzancudo.com.mx

Dejar un Comentario