Compartir
La moneda está en el aire

La moneda está en el aire

Por Arturo Soto Munguia

Por obvias razones, el ojo de los observadores del quehacer electoral estuvo puesto en el arranque de las campañas por las alcaldías y diputaciones locales en los municipios más grandes, señaladamente Hermosillo, donde se concentra casi un tercio del padrón de electores.

Dos eventos poderosos marcaron la agenda y perfilaron una contienda entre dos que, encuestas cuchareadas y discursos triunfalistas aparte, no será un día de campo para nadie, especialmente para Morena que se ha empeñado en generar la percepción de que viene un nuevo tsunami lopezobradorista, pero por lo visto y escuchado, les va a costar mucho trabajo acercarse a las cifras obtenidas en 2018.

Por protocolos sanitarios, tanto la candidata de Morena, Célida López como el de la Alianza Va por Sonora, Antonio Astiazarán y sus respectivos equipos organizaron eventos al aire libre y sin aglomeraciones siquiera parecidas a las de otros tiempos. Incluso así fueron cuestionados en redes sociales por propiciar encuentros donde en aras de la foto del día, hubo una considerable asistencia.

Ambos eventos sirvieron para mostrar la capacidad de convocatoria, los recursos humanos y materiales para conseguirla y, sin ánimo de cargar los dados pudiera declararse un empate técnico, lo que claramente favorecería a Toño Astiazarán, considerando que apenas tiene un par de meses ‘picando piedra’, mientras Célida López ha tenido tres años de exposición diaria en la agenda mediática.

Aclaro que ni siquiera en la vieja normalidad, la asistencia a un mitin determinaba necesariamente un resultado electoral, pero sí arroja indicadores sobre el equipo humano, la estructura en funcionamiento, el dinero, la logística y en general, las armas que porta cada candidato. En ese sentido es que se observó un arranque muy parejo.

Por ahora no nos detendremos mucho en los discursos, aunque vale apuntar que Célida López ya definió el tono y la forma que la acompañará el resto de la campaña: un lenguaje coloquial que busca conectar con el habla cotidiana del hermosillense promedio, no desprovisto de palabras altisonantes y ofensivas (se van a la chingada, se hicieron pendejos, etc) que por cierto le salen naturalitas. Cualquiera que conozca a la candidata sabe que esas son las más leves que se avienta.

El Toño es un tipo más mesurado y prefiere centrar su discurso en una premisa: no se puede prometer lo que no se cumplió antes.

Notable, por otro lado, la ausencia del candidato a gobernador por Morena, Alfonso Durazo en el arranque de Célida. Sí estuvo la candidata al distrito 03, Lorenia Valles, con quien la alcaldesa ha trabajado muy cerca durante su gestión y candidatos a diputaciones locales.

En el evento del Toño sí estuvo Ernesto Gándara y la fórmula completa a los distritos locales con Karina Zárate, Ely Sallard y Manuel Puebla, y a los panistas Alejandra López Noriega, Liz Castro y el Güero Nieves, así como la candidata a la diputación federal en ese distrito, Kitty Gutiérrez Mazón. También estuvieron los dirigentes estatales del PRI y el PAN, Ernesto de Lucas y Ernesto Munro, respectivamente.

Incluso estuvo el presidente nacional del PAN, Marko Cortés, que por cierto acompañó a los candidatos de la alianza en San Luis Río Colorado, Puerto Peñasco, Agua Prieta, Hermosillo y Huatabampo, lo que habla de la importancia que ese partido le está dando a la elección en Sonora.

Y no es para menos. Morena sigue siendo la marca más votada y sin duda un adversario poderoso que arranca en primer lugar en todos los municipios del estado, aunque tocado por la división interna que ya está haciendo mella, y por el enfrentamiento con sus aliados, señaladamente el PT, que va con candidatos propios a las alcaldías.

El dato es relevante. Por ejemplo en Guaymas, Rodolfo Lizárraga, a quien la cúpula de Morena no hubiera dejado llegar ni en sueños a la candidatura a la alcaldía, encabeza la fórmula del PT en el puerto con grandes posibilidades de ganar, ante una candidata que Morena importó de MC, aunque antes estuvo en el PAN y también en el PRI. Karla Córdova está lejos de ser una candidata que concite el consenso de los morenistas en Guaymas.

En Navojoa le negaron la candidatura a Guillermo Ruiz, de quien se dice fue el motor del triunfo local en la elección pasada, pues es quien tiene más trabajo de base. Hoy es candidato del PT y es posible que le abra un boquete grande al candidato de Morena, Mario Martínez “El Mayito”.

En Cajeme, con todo y su mala fama, el ex boxeador “Siri” Salido va como candidato del PT y los pocos o muchos votos que gane, se los va a quitar a Morena en un municipio que ya están dando por perdido, con un candidato, Javier Lamarque, aún convaleciente por coronavirus, pero que además no unificó a los morenistas cajemenses. La votación allá estará muy fragmentada y el puntero en las encuestas es el independiete Rodrigo Bours Castelo.

En Huatabampo va por la reelección el alcalde panista Ramón Díaz Niebla, en un contexto donde Morena sufrió fuertes dolores de parto al tumbarle la candidatura a Alberto Vázquez y dársela al ex perredista Jesús Flores, generando divisiones.

Con el peso de la marca, es posible que Morena retenga varios municipios y distritos, pero sus niveles de votación pueden reducirse notablemente y eso incidirá en la votación para gobernador. Si los resultados finales no favorecen a Morena, es posible que eso se deba, más que a los candidatos de la alianza, a sus propios conflictos internos.

Falta ver también cuánto crecerá Movimiento Ciudadano en algunos municipios importantes: Hermosillo, Cajeme, Nogales, Navojoa, Huatabampo entre otros, y a quién le quitarán votos sus candidatos.

Aunque no ha crecido lo suficiente para terciar significativamente la votación, MC tendrá este año la participación más relevante en su corta historia en Sonora.

II

Ocupados como estamos en la observación de las campañas en los municipios más grandes, usualmente solemos evitar echar una mirada a los más pequeños donde también se presentan fenómenos interesantes. Y sobre todo en una campaña que pinta para arrojar resultados muy cerrados, cada voto cuenta y es importante.

Ahí tienen el caso de Nacozari de García, donde Morena también se dividió y ahora va sin su principal aliado el PT, que lleva su propio candidato. En 2018, entre ambos lograron casi 800 votos, siendo derrotados por el PAN en alianza con el PRD que apenas superó al PRI y sus otrora aliados, el PANAL y el PVEM.

El PAN obtuvo mil 937 votos mientras que el PRI, mil 880. El dato interesante es que ahora van juntos, llevando como candidata a Celina Aldana una mujer con mucho arraigo y presencia en ese municipio, donde ya se está anticipando una paliza a Morena.

Ignoro en cuantos municipios pequeños más se esté dando una situación similar, pero se estima que en muchos, porque fue en ellos donde Morena no obtuvo buenos resultados la elección pasada y, como en los 72 ayuntamientos, también van solos, enfrentando esa contradicción de llevar un candidato común a la gubernatura, pero candidatos distintos en lo local.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 Visita www.elzancudo.com.mx

Deja un comentario