Compartir
Juicio histórico en Alemania: excoronel sirio condenado a cadena perpetua

Juicio histórico en Alemania: excoronel sirio condenado a cadena perpetua

#Alemania Un tribunal alemán condenó el jueves a un ex coronel sirio a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad en el primer juicio mundial histórico sobre la tortura patrocinada por el régimen de Bashar al Assad en Siria.

Anwar Raslan, de 58 años, fue declarado culpable de supervisar el asesinato de 27 personas en el centro de detención de Al-Khatib en Damasco, también conocido como “Rama 251″, en 2011 y 2012.

Buscó refugio en Alemania después de desertar del régimen sirio en 2012.

Los fiscales lo habían acusado de supervisar el asesinato de 58 personas y la tortura de otras 4.000 en el centro de detención, pero no se pudieron probar todas las muertes.

El acusado, que vestía una chaqueta de invierno verde y escuchaba el veredicto a través de auriculares, permaneció impasible mientras se leía la sentencia en el tribunal.

La llegada de Raslan a la corte este jueves (Thomas Frey/AFP)La llegada de Raslan a la corte este jueves (Thomas Frey/AFP)

Más de 80 testigos, incluidos 12 desertores del régimen y muchos hombres y mujeres sirios que ahora viven en toda Europa, subieron al estrado para declarar durante el juicio, y alrededor de una docena también asistieron al veredicto.

El juez presidente dijo que merecían “total respeto”.

Activistas sirios se reunieron frente a la corte el jueves con pancartas y carteles con lemas como “¿dónde están?” refiriéndose a sus familiares que han desaparecido en los centros de detención sirios.

Raslan fue enjuiciado en abril de 2020 junto con otro acusado de menor rango, Eyad al-Gharib, acusado de ayudar a arrestar a los manifestantes y llevarlos al centro de detención.

Gharib fue sentenciado a cuatro años y medio de prisión el año pasado por complicidad en crímenes de lesa humanidad, en el primer veredicto a nivel mundial sobre tortura por parte del gobierno del presidente sirio Bashar al Assad.

“Ataque sistemático”

El tribunal de la ciudad de Koblenz, en el oeste de Alemania, señaló en ese momento un “ataque generalizado y sistemático contra la población civil” desde que comenzó la guerra civil de Siria con una brutal represión de las protestas en marzo de 2011.

El caso contra los dos hombres se inició utilizando el principio legal de jurisdicción universal, que permite que los delitos de lesa humanidad sean procesados incluso si se cometieron en un país diferente.

También han surgido otros casos similares en AlemaniaFrancia Suecia, ya que los sirios que han buscado refugio en Europa recurren a los únicos medios legales disponibles actualmente.

En otro caso destacado en Alemania, el juicio de un ex médico sirio acusado de crímenes de lesa humanidad comenzará la próxima semana.

El fiscal jefe en el juicio de Raslan, que destacó la responsabilidad histórica de Alemania de juzgar tales crímenes, citó a un sobreviviente del Holocausto en su discurso de clausura.

Raslan trabajó durante 18 años en los servicios secretos sirios, donde ascendió hasta convertirse en jefe del servicio de “investigación” de inteligencia nacional, según un investigador alemán que testificó en la apertura del juicio.

Los fiscales dicen que supervisó violaciones y abusos sexuales, “descargas eléctricas”, palizas con “puños, alambres y látigos” y “privación del sueño” en la prisión.

Flagelaciones, descargas eléctricas

Los testigos informaron de flagelaciones, descargas eléctricas, quemaduras de cigarrillos y golpes en los genitales. Algunos dicen que los colgaron de las muñecas y que solo las puntas de los pies tocaban el suelo.

Un hombre testificó sobre las fosas comunes que él era responsable de catalogar.

Algunos testigos ocultaron sus rostros o aparecieron disfrazados, temiendo las consecuencias para sus familiares sobrevivientes en Siria, mientras que otras víctimas tenían demasiado miedo para presentarse.

“Espero que hayamos podido dar voz a quienes se ven privados de ella” en Siria, dijo a la AFP Wassim Mukdad, un ex detenido que testificó en el juicio, antes del veredicto.

“Quiero que se haga justicia”, dijo.

Las imágenes de sirios muertos sacadas de contrabando del país por “Caesar”, un desertor que había trabajado como fotógrafo para la policía militar siria, también se han utilizado como prueba en el juicio.

Raslan permaneció en silencio durante el juicio, pero dijo en un comunicado a través de sus abogados que “no había golpeado ni torturado” a los prisioneros y que “nunca había actuado de manera inhumana”.

Dijeron que “no toleraba ni toleraría” los abusos cometidos por el régimen sirio y sentía “pesar y compasión” por todas las víctimas.

Raslan nunca ha intentado ocultar su pasado y le contó a la policía sobre su tiempo en Siria en febrero de 2015 cuando buscó protección policial en Berlín.

Según el grupo de vigilancia del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos con sede en el Reino Unido, al menos 60.000 personas han muerto bajo tortura o como resultado de las terribles condiciones en los centros de detención de Assad.

“Este juicio es muy importante para los sirios porque examina crímenes muy graves que continúan cometiéndose hoy”, dijo la abogada siria Joumana Seif.

(Con información de AFP)

Deja un comentario