Compartir
Historia de un rompimiento anunciado

Historia de un rompimiento anunciado

POR JUAN ANTONIO PÉREZ

Ayer comentábamos sobre lo sucedido en el Congreso del Estado y de cómo se evidenciaron los problemas entre los partidos integrantes de la “Coalición Juntos Haremos Historia”, es decir, MORENA, PT y el desaparecido PES. En esta ocasión aprovechare para hacer un recuento de cómo se llegó a este aparente rompimiento.

Primer acto…

La coalición mencionada gana las elecciones del 1ero de julio logrando la mayoría en el Congreso del Estado, los principales ayuntamientos, las diputaciones federales y el Senado de la República, lo que género que en medio del júbilo, los morenistas, petistas y pesistas, iniciaran con una serie de declaraciones públicas y no tan públicas en el sentido de que una vez que llegaran al poder, llevarían a cabo una serie de cambios, no solo en el legislativo, sino también en otras instituciones, optimizando el presupuesto del Estado, revisando con lupa los gastos, cambiando a los titulares del ISAF, de las Fiscalías General y la de Corrupción, entre otras acciones.

Segundo acto…

El Gobierno del Estado, ante el nuevo escenario político que no le era nada favorable y poniendo oído a lo expresado por sus adversarios, pone en marcha una serie de estrategias que iban encaminadas a amarrarles las manos a los futuros diputados de la coalición y que estos llegaran al poder, pero sin poder, quitándoles su autonomía.

El plan era el de realizar una serie de modificaciones a la Constitución Política del Estado, que le quitaban funciones al Poder Legislativo, o más bien las regulaban otras instancias ajenas al Congreso.

Una de estas es precisamente que el Poder Legislativo, según el artículo 64 fracción tercera, no pude dar de baja fácilmente a funcionarios de esta institución, pues para ello los servidores públicos deben incurrir en actos de gravedad y ser votados por las dos terceras partes del pleno, para que finalmente sea el Tribunal de Justicia Administrativa el que decida si procede o no la baja, siendo esta acción una clara violación a la autonomía con que cuentan los distintos poderes de Gobierno.

Tercer acto…

Un grupo de funcionarios de primer nivel del Congreso del Estado acuerdan en lo obscurito con el presidente de la mesa directiva de la pasada legislatura que los cesara por medio de una circular, para poder entonces promover un juicio de amparo con las autoridades judiciales y así continuar en sus cargos administrativos.

Pero para sorpresa de los quejosos, el Juez de distrito decide negarles el amparo, bajo el argumento que podría ponerse en riesgo el orden público del Poder Legislativo, razón por la cual deciden ir directamente al Tribunal de Justicia Administrativa del Estado, institución que decide respaldarlos, ¿por qué será?

Cuarto acto…

A escasas horas de que se llevara a cabo la sesión ordinaria del pasado martes, la presidenta del Congreso fue notificada sobre el resolutivo del Tribunal, para que se reinstalara a los servidores públicos cesados o de lo contrario se haría acreedora a una multa, el hecho es que como todos sabemos, MORENA un pudo concretar sus intenciones de nombrar a nuevos funcionarios pues no le dieron los votos, al darle la espalda sus aliados del PT, argumentando que no estaban de acuerdo con la forma en que esto se estaba llevando a cabo.

Y este miércoles el Grupo Parlamentario del PT anuncio que serían reinstalados los ex funcionarios del Congreso, luego de un acuerdo en la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política, sin el apoyo de la bancada de MORENA.

En resumen, esta historia cumple con todos los puntos para ser una telenovela o un capítulo de “La Rosa de Guadalupe”, pues contiene traición, coraje, amor, impotencia, decepción y mucho más, y eso que aún no termina, pues continuará durante unos días más, siempre y cuando los actores principales dejen a un lado las pasiones y pongan por encima la operación política, y créame que con ello lograrán construir los acuerdos que les permitirán transitar en lo legislativo, ahora sí, haciendo historia con la cuarta transformación.

Hasta pronto.

Deja un comentario