Compartir
Fraternidad si, pero violencia también

Fraternidad si, pero violencia también

Por Soldedad Durazo

Quiero compartirle algunos datos que tomo de la declaración OID 2020.

La OID es la Organización interamericana de defensoras y defensoras de las audiencias de la que formo parte en mi carácter de defensora de las audiencias de Radio Sonora.

En reunión virtual integrantes de dicha organización,  académicas, referentes de organizaciones sociales y de organismos públicos, declaramos nuestra preocupación por la baja visibilidad en las agendas informativas del aumento de hechos de violencias contra las mujeres y el colectivo LGTB+ en países de América Latina como Argentina, Brasil, Colombia y México, en contexto de aislamientos preventivos y obligatorios, por COVID-19.

Comparto algunos datos: 

En Argentina, aumentaron los llamados a las líneas de ayuda por violencia de género y familiar: se recibieron un 40 por ciento más de comunicaciones en la línea oficial 144, de acuerdo con el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad. Y,según organizaciones sociales, hubo 21 femicidios en todo el país, entre el 20 de marzo y el 16 de abril. A su vez, 29 niñas y niños perdieron a su madre.

 En Buenos Aires, el MinisterioPúblico Fiscal porteño informó que recibió 551 denuncias por violencia de género desde que se decretó la cuarentana, un 25 por ciento más de las habituales.

En Colombia, la línea 155, creada para orientar a mujeres víctimas de violencia, había recibido hasta el 9 de abril un 91 % más de llamadas para denunciar este delito, que las recibidas en el mismo periodo en 2019, señaló un informe del Observatorio Colombiano de las Mujeres.

 En Brasil, se registra el mayor número de casos de violencia feminicida contra las mujeres. En 2019, 1.314 mujeres fueron asesinadas en el país porque son mujeres, registrando un aumento del 7.3% respecto al mismo período del año pasado. Casi todos los casos ocurrieron en el ambiente doméstico, una situación que se ha visto agravada en un 50% por el aislamiento social impuesto por la crisis pandémica de Covid-19.

 También en Brasil el canal de denuncia Ligue 180, exclusivamente para casos de violencia doméstica, registró un aumento de 17% en el número de llamadas, sólo en marzo, cuando se reforzaron las medidas de aislamiento. La población LGBT + continúa siendo víctima de la invisibilidad. No hay estadísticas oficiales. Una encuesta realizada a solicitud de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos mostró que entre 1963 y 2018, se registraron 8.027 asesinatos de personas LGBT, en promedio, 12 a cada mes durante 55 años.

 En México, durante la Jornada Nacional de Sana Distancia se elevaron en un 60 por ciento las llamadas de auxilio al 911 por violencia de género; en un 30 por ciento las peticiones de refugio, de acuerdo con cifras de la organización civil Red Nacional de Refugios y, de conformidad con información de la Fiscalía General, aumentó la cifra de detenidos por violencia intrafamiliar en un 7,2 por ciento. 

 Ya ONU Mujeres, antes de la declaración de pandemia por COVID-19, había señalado que la violencia de género en el hogar era una de las mayores violaciones de los Derechos Humanos. En los últimos 12 meses, 243 millones de mujeres y niñas (de 15 a 49 años) en todo el mundo fueron víctimas de violencia sexual o física por parte de una pareja.

Hasta ahí parte de la declaratoria de la OID a la que he hecho referencia, y si bien es cierto, como dice el presidente, en México hay mucha fraternidad familiar; si podemos experimentarla y gozarla, es porque realmente somos muy afortunados, pero no podemos ignorar esa otra realidad que desafortunadamente padecen miles de familias donde en su mayoría las mujeres son las víctimas y por supuesto sus hij@s.

Ojalá sigamos coincidiendo en www.SoledadDurazo.com @SoledadDurazo 

FB/SoledadDurazo IG: soledaddurazo  YT: SoledadDurazo

www.soledaddurazo.com

@SoledadDurazo

Dejar un Comentario