Compartir
En la costa sopla un viento de esperanza

En la costa sopla un viento de esperanza

Por Arturo Soto Munguia

En la costa de Hermosillo la pobreza se ha enseñoreado desde siempre. Los problemas se acumulan, la marginalidad anida toda clase de males: falta de educación, de oportunidades y últimamente las adicciones que hacen estragos sobre todo entre niños y jóvenes.

El poblado Miguel Alemán, el núcleo poblacional más grande del área rural poniente ha venido creciendo desmesuradamente en los últimos años, demandando servicios públicos, atención médica y hospitalaria, infraestructura urbana, espacios educativos, recreativos, culturales, deportivos, entre otras cosas.

Pero el olvido lo cubre todo, como el polvo que arrastra el viento caliente y se adhiere a la piel sudorosa, quemada por el sol, y se mete en los ojos de los más pobres obligándolos a producir más lágrimas de las que de por sí parecen no abandonarlos nunca.

Todos lo saben. Lo sabe también el comisario Job Leonel Gaxiola, que rememora los tiempos en que era joven y con las alforjas de ilusiones llenas en sus mocedades militantes del FJR. Pero ahora está a cargo de una comunidad de 50 mil almas y sin un peso de presupuesto a su disposición. Todo lo tiene que solicitar, gestionar ante otras instancias de los gobiernos municipal o estatal.

Se lo plantea a la gobernadora y ésta le pregunta cómo lo puede ayudar. Con lo que sea, con lo que tenga, dice el comisario, que después confía a este reportero las dificultades que tiene cuando le llegan toda clase de problemas y solicitudes.

“El otro día me llegó una señora pidiendo ayuda para atender a su hija pequeña, con un brazo roto. Se siente gacho no tener la manera de ayudarle, sólo canalizarla hacia otras instituciones”, dice.

Por eso la tarde de ayer fue una fiesta en el poblado Miguel Alemán de la Costa de Hermosillo donde fue inaugurado el complejo Villas del papa Francisco un proyecto que comenzó en junio del año pasado y que hoy es ya una realidad para atender a más de 500 niños migrantes en condiciones dignas para vivir y estudiar.

Este complejo tuvo un costo de 24.7 millones de pesos, recursos provenientes de partidas federales y estatales, donaciones de empresarios de la costa de Hermosillo y aproximadamente 5 millones de pesos recaudados por el concierto  “Plácido Domingo le canta a Sonora”.

Enclavado en un terreno de varias hectáreas, Villas del papa cuenta con escuelas para atender a niños de educación preescolar, primaria y secundaria; aulas, módulo de servicios sanitarios para alumnos y maestros, taller de artes y oficios, áreas compartidas, ciclovía, subestación eléctrica, entre otras.

Cuenta además con varias aulas prototipo que fueron construidas gracias a la contribución de empresarios de la costa, comprometidos con la convocatoria de la gobernadora Claudia Pavlovich para reducir la brecha de desigualdad, algo que poco a poco se va logrando, aunque falta mucho por hacer.

En este complejo, los niños hijos de jornaleros migrantes asentados en el lugar, podrán quedarse de lunes a viernes al cuidado de personal especializado y no tendrán que irse a los campos agrícolas con sus padres.

Por su parte, Margarita Ibarra Platt, presidente del sistema DIF Sonora detalló que el complejo, ubicado en la comisaría Miguel Alemán, cuenta con dormitorios y un área escolar para la atención de calidad a más de 500 hijos de migrantes jornaleros.

Tiene preescolar, primaria y secundaria; comedor; biblioteca y centro de cómputo; área de convivencia y ludotecas; centro cultural y Casa para la Mujer Indígena; auditorio; canchas deportivas; huertos y granjas.

Un papel fundamental en la concreción de este proyecto tuvo también el secretario de Educación y Cultura, Víctor Guerrero y la titular del ISIE, Yalia Salido Ibarra.

Previo a la inauguración, la gobernadora entregó 430 actas de nacimiento a personas de todas las edades, que nunca habían sido registrados y carecían por tanto, hasta de identidad oficial.

Destaca el caso de don Mauro Gómez González, un adulto mayor que con sus 92 años a cuestas, jamás había contado con su acta de nacimiento. Este programa fue trabajado entre el Registro Civil que tutela Ulises Cristópulos, el DIF Sonora y la asociación civil Sonora Adelante.

II

Quién lo hubiera pensando, pero el cargo de dirigente estatal de Morena en Sonora está más peleado que una selfie con Noroña y a raíz de la publicación de ayer en la que se adelantó la posibilidad de que entre a la contienda el secretario del Ayuntamiento, Alfredo Gómez Sarabia, otros ya levantaron la mano para apuntarse.

Hasta hace poco el único nombre que se manejaba era el de Antonio Gallardo, cuyos orígenes se remontan a la militancia en el PRD y posteriormente a un cargo público como director de Vivienda en el gobierno del Distrito Federal.

Sin embargo ya pisó de nuevo tierras sonorenses Adolfo Salazar Razo, que actualmente se desempeña como secretario Técnico  en la secretaría de Seguridad Pública donde las manda cantar Alfonso Durazo Montaño. Este joven se estrenó en el gobierno de la cuarta transformación como asesor jurídico de la bancada de Morena en Sonora y le tocó lidiar con el proceso de reforma constitucional promovido por la bancada del PRI para mantener el control del aparato administrativo del Congreso, entre otras cosas.

Y desde Baja California, donde estuvo a cargo de buena parte de la operación electoral en el triunfante proceso del año pasado, se reporta el cananense Martín Gerardo Murrieta Romero para disputar esa elección que, hay que decirlo, será por mediante un mecanismo de democracia indirecta.

Es decir, en Octubre deberán ser electos los consejeros estatales del partido, en quienes recaerá la responsabilidad de elegir al relevo de Jacobo Mendoza Ruiz, en una elección que deberá realizarse en noviembre.

Y no están ustedes para saberlo, pero yo sí para contarlo, pero la elección de consejeros será el primer frente de batalla, pues en ella participan los militantes registrados en el padrón de Morena, sobre el que por cierto se tienen muchas dudas pues en el último año la militancia creció casi de manera exponencial con gente de orígenes disímbolos y en no pocos casos, de trincheras históricamente contrarias a los postulados del proyecto de nación de AMLO.

Incluso hubo presiones recientemente para que se abriera el registro de nueva cuenta, algo que no ocurrió porque eso sería tanto como seguir otorgando militancia a personas que fácilmente podrían sesgar la elección hacia la corriente que más capacidad de movilización tenga, sin que necesariamente sean morenistas de cepa.

Y si de por sí hay quejas entre éstos en el sentido de que han sido relegados de los cargos públicos y de dirección partidista, abrir las puertas indiscriminadamente agravaría la situación.

En los documentos básicos de Morena hay un apartado que prácticamente prohíbe la formación de corrientes internas; un texto cuyo espíritu es el de evitar que se repita la historia de las famosas tribus que acabaron erosionando al PRD, sin embargo en la práctica esto está por verse.

Ya con cuatro precandidatos, con sus respectivos equipos de apoyo entre los que se encuentran liderazgos locales y estatales; diputados, alcaldes, senadores las cosas se pondrán calientes.

La disputa luce para tener un buen grado de encarnizamiento, porque no es lo mismo Morena de hace dos años, a lo que representa ahora en todos los sentidos del poder. Hay que darle seguimiento.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 Visita www.elzancudo.com.mx

Dejar un Comentario