Compartir
El retrato de la 4T en Sonora y AMLO

El retrato de la 4T en Sonora y AMLO

Por Demian Duarte

Ni son todos los que están, ni están todos lo que son, sin embargo la foto que circuló sobre la reunión de algunos de los personajes de la Cuarta Transformación en Sonora a un año del triunfo al que los empujó Andrés Manuel López Obrador, me parece ilustrativa y digna de ser comentada.

Y es que ahí tenemos de todo, desde los alumnos destacados que comienzan a brillar con luz propia, hasta los que de plano están rezagados y no han podido con el paquete, pero comencemos por el principio.

Me parece que los diputados locales que coordina la legisladora Ernestina Castro necesitan hacer ajustes importantes y en un momento dado dar un golpe de timón, ya que si bien hay casos destacados como el de Yumiko Palomares, Diana Platt y Norberto Ortega que poco a poco comienzan a enseñar sus virtudes y capacidades, la verdad es que la desconexión con la agenda nacional y el provincianismo político en que se han sumido, los tiene separados de los procesos que emprende la 4T a nivel nacional.

Por eso creo que antes de entrar al nuevo periodo ordinario de sesiones, los legisladores de Morena por Sonora tienen que debatir con mucha seriedad la necesidad de hacer ajustes al interior de la bancada e incluso meditar sobre un posible cambio de coordinadora, a fin de que se encuentre un perfil más conciliador y a tono con lo que está buscando el propio López Obrador de los representantes populares emanados de Morena.

El ejemplo más claro de cómo sí caminar lo tienen (al menos en la foto) a un ladito y es que las diputadas federales sí le han entendido y se han metido a fondo en los procesos que requiere el líder de la 4T y eso se agradece, pues han impulsado el entramado de reformas constitucionales y legales que el país necesita, en particular creo que el trabajo de Javier Lamarque (coordinador) Lorenia Valles, Wendy Briceño y Heriberto Aguilar si ha tenido enfoque positivo y ha permitido avances cualitativos, lo que no se ve en la agenda del grupo parlamentario morenista, aunque sí en algunos de los perfiles que ya mencioné, por lo que es necesaria la sacudida y de paso algún baldazo de agua helada, a fin de que reaccionen, despierten y se pongan a trabajar en una agenda bien definida, un enfoque claro del rumbo y se dejen de sandeces y de pleitos personales, porque la 4T no está para mezquindades.

En la foto aparecen 2 alcaldes, que me parece son los 2 alumnos más destacados en Sonora del proceso de transformación y sobre quienes hay un enorme cúmulo de esperanzas, la presidenta municipal de Hermosillo Célida López Cárdenas y el alcalde de Cajeme Sergio Pablo Mariscal Alvarado, quienes por cierto fueron evaluados en sentido bastante positivo en una encuesta nacional que consideró a 100 alcaldes de los principales centros urbanos y capitales del país y donde la alcaldesa sale en lugar 18 y el presidente de Cajeme en el 44.

Creo que ambos comienzan a mostrar sus tablas y aunque cada cual tiene problemáticas fuertes y situaciones que enfrentar en sus respectivos municipios, creo que ambos tienen la capacidad de sacar el trabajo, como ya lo han demostrado con algunos de los retos que han enfrentado.

Al centro de la foto de la 4T en Sonora aparecen 2 personajes, uno es Jacobo Mendoza, quien ya se va dentro de poco de la dirigencia de Morena, y mire se trata de un personaje valioso, lleno de buenas intenciones, al que las circunstancias no le han permitido cumplir con su propia expectativa, pues al llegar él mismo como suplente de Alfonso Durazo le tocó estar acotado por distintos elementos al interior del partido que ni siquiera le han permitido ejercer de manera adecuada el presupuesto que tiene a su cargo su partido, que hay que decirlo es desde el 1 de julio del 2018 la mayor fuerza política en Sonora.

Hoy Morena debería estar consolidando una red y una estructura de alcances estatales, capaces de darle la pelea y vencer en su terreno al PRI y al PAN juntos, sin embargo esto no ha podido ser, vemos si el relevo de Jacobo es capaz de construir este escenario, aunque eso se verá en noviembre.

Por último está el súper delegado Jorge Taddei Bringas, quien ha tenido a su cargo muchas y variopintas misiones y que en muchos casos ha debido cargar con el pato (o el ganso) de los detalles de la 4T, pues él está encargado de los programas de bienestar, del enlace con los alcaldes, de los diputados locales, de tareas de seguridad, de la relación con el estado y aunque ha logrado un trabajo razonablemente positivo, la verdad es que tantas labores lo desgastan y provoca por ejemplo esa desconexión que hay de los diputados locales con la realidad política.

Por supuesto que de esa fotografía saldrán muchos perfiles que aspiran a distintas posiciones políticas y otros que en definitiva han hecho su debut y pronto tendrán su despedida, cosa de esperar a la orilla del río para ver pasar los cadáveres flotando.

Y claro, no puedo cerrar la columna de este 2 de julio sin mencionar al principal actor y protagonista de la 4T, que es el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien tuvo un día redondo ayer en el Zócalo de la Ciudad de México, con casi 100 mil simpatizantes que acudieron a refrendarle su apoyo y con la aparición de una serie de encuestas, donde la que menos le concede un 61% de aceptación y la que para mi gusto es más objetiva indica que a un año el 66 por ciento de los mexicanos están con AMLO y volverían a votar por él con los ojos cerrados, y esto es a un año de la elección.

Pienso que el presidente diría que esos números no los tuvo ni Obama, y tiene razón, López Obrador es en estos momentos el presidente más popular de América y uno de los que tienen mejor relación con sus gobernados en todo el mundo y esto es a pesar de la dinámica de desgaste y los ataques virulentos que la ultraderecha le propina un día sí y el otro también.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Dejar un Comentario