Compartir
El nuevo romance legislativo de Morena en Sonora

El nuevo romance legislativo de Morena en Sonora

Por Demian Duarte

Si el amor es bueno, nunca es tarde… Más o menos así lo puso Gerardo Fernández Noroña en términos de lo que es la alianza legislativa emanada de la “Coalición Juntos Haremos Historia”, que suma a diputados electos bajo esa marca, que después fueron repartidos como pelotas entre las bancadas de Morena, el PT y el PES.

Mire, en la víspera del periodo vacacional y con el tercer periodo legislativo ordinario en puerta, Morena parece encaminarse a lograr un nuevo acuerdo en el Congreso de Sonora, y esto parece ser una estrategia y una señal que se está bajando desde el centro, de hecho el diputado federal, que es de la bancada del PT, pero que es más morenista y lopezobradorista y cuatroteista que muchos otros, vino a Sonora en misión de 2 días con la búsqueda de planchar un nuevo acuerdo como mediador y todo indica que con sus oficios logró una nueva mayoría en el Congreso del Estado, que podrá avanzar con obstáculos y todo, pero que al final tendrá la capacidad para imponerse a partir de la lógica de que son 17 diputados.

Mire, la estrategia fue tender puentes y meter presión aquí y allá, y al final se logró el sí de legisladores que están en el PT como Filemón Ortega Quintos, Orlando Salido y Rodolfo Lizárraga Arellano, además de los diputados del PES Marcia Lorena Camarena Moncada y Lázaro Espinoza.

Por fuera se estarían quedando Jesús Alonso Montes Piña, que tiene un proyecto partidista en el PES, Carlos Navarrete Aguirre, quien parece tener profundas diferencias con algunos morenistas, Leticia Calderón Fuentes, quien va en la nave del PES y la coordinadora del PT María Magdalena Uribe Peña, quien se mantiene en el barco de Ana Gabriela Guevara.

Sin embargo con esas 5 adiciones la coordinadora de Morena, Ernestina Castro Valenzuela, se estaría colgando la medalla que necesita incluso para mantenerse como coordinadora de la bancada y con la posibilidad de estrenar una nueva mayoría legislativa e incluso de tomar el control de la poderosa Comisión de Régimen Interno y Coordinación Política (CRICP).

El punto es lograr que esa nueva mayoría se convierta en voto ponderado en la mencionada CRICP y al final de cuentas tener el control de esa manera del voto  en la comisión que gobierna los temas legislativos y también tener el control de lo que se vota en el pleno.

Morena además tiene la posibilidad de sumar en el pleno otros votos, como el de Luis Mario Rivera del PVEM y de María Dolores del Río, además de eventualmente los de la misma coalición, que se asumen que comulgan con ellos pero han tomado caminos distintos e incluso el de los diputados panistas para tomar control de las 2 terceras partes y sacar adelante su agenda, sin embargo es necesario el tejido fino y que aparezca el arte de los acuerdos y la negociación.

De hecho le pregunté muy directamente a la coordinadora Ernestina Castro que si en este ánimo de reconstruir la relación habría nuevas promesas de amor y sí en particular habría cambios tajantes tanto en los modos como en la actitud y me respondió que sí y que lo que estuvo en el pasado, ya se quedó en pasado, por lo que ahora se relanza el romance y la 4T vuelve a reinar sobre el poder legislativo, con el ánimo de sacar adelante la agenda reformadora de López Obrado y de apoyar a los gobiernos emanados de la coalición, pero sobre todo para construir y darle forma a ese proyecto que ya se asoma en el 2021 y que tiene a Morena y su eventual candidato o candidata como el más serio aspirante a conquistar la gubernatura y control político de Sonora.

Vamos viendo si el nuevo romance funciona y si no vuelven a aparecer los reclamos del ayer y los viejos (y nuevos) amores que parecen hacerlo imposible.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Dejar un Comentario