Compartir
El “drama”, legislativo de hoy

El “drama”, legislativo de hoy

POR DEMIAN DUARTE

El Congreso del Estado persiste como el mayor foco de confrontación política, escenario de discusiones actuales y futuras, y donde valdría la pena que el gobierno del estado ponga especial atención, en especial porque se vienen discusiones realmente importantes, como son las cuentas públicas del 2017 y más trascendente aún el presupuesto de egreso y Ley de Ingresos de 2019.

La situación en el poder legislativa es delicada al extremo, pues como usted sabe al partido en el gobierno lo arrinconó la oposición al dejarlo con solamente 5 diputados, mientras que Morena y sus aliados del PT y el PES quedaron con 21 legisladores, completando la lista el PAN con 3 representantes, el Panal con 2, Movimiento Ciudadano con 1 y el Partido Verde con 1.

En pocas palabras las bancadas que encabezan Ernestina Castro Cruz, Jesús Alonso Montes Piña y Rodolfo Lizárraga tienen al “rey de la oreja”, pues con la mayoría simple que tienen en las manos pueden hacer muchas cosas y aunque para completar la mayoría constitucional necesitan negociar, ya sea con la bancada del PAN que dirige Gildardo Real Ramírez o con María Dolores del Río (MC) o con Luis Mario Rivera (PVEM) o incluso con todos los anteriores.

En base a esta realidad simplemente no se entiende el juego en que está cayendo el PRI, empujado por el todavía secretario de gobierno Miguel Pompa Corella, estirando la liga al extremo en un asunto que debería ser de mero trámite, como es la remoción y sustitución de personal directivo del propio Poder Legislativo, cuando se entiende que por más leyes que hayan aprobado los anteriores legisladores para tratar de protegerlos y conservarlos en sus cargos, la realidad es que ya no corresponden a la nueva realidad política y en esas condiciones se hacen necesarios los relevos.

Es curioso porque como usted debe recordar, fueron los diputados de la 61 Legislatura quienes cesaron a sus “amigos” funcionarios, con una circular firmada por Rafael Buelna Clark, quien fue presidente de la mesa directiva en la fase final de esa infame legislatura, y queda claro que se trató de un intento de maquiavelismo político, en donde los afectados haber sido removidos con anticipación, podrían pasearse por la sede del poder Legislativo con una suspensión provisional en la bolsa sin que nadie los pudiera tocar, sin embargo como el juez segundo de distrito les negó la suspensión, las cosas terminaron por complicarse.

Creo que es necesario que haya acuerdos y preservar los derechos laborales del personal cesado, esto no significa que deban ser reinstalados, sino liquidados conforme a la Ley e incluso indemnizados en lo que se podría interpretar como un gesto de conciliación de parte deos nuevos legisladores. Vamos incluso hay personal directivo listo para jubilarse, al que no se le debe afectar en el final de su carrera como funcionarios públicos.

La transición política que está viviendo Sonora, incluye cambios y relevos en todos los ámbitos, incluso modificaciones en el gabinete de la gobernadora Claudia Pavlovich, que necesita de cambiar a algunos elementos, precisamente porque no corresponden con la nueva realidad, y en ese contexto yo no entiendo de qué privilegio podrían gozar los ex funcionarios del Congreso para mantenerse en sus cargos contra viento y marea.

El fin de semana Sonora vivió todo un happening político con la visita de Andrés Manuel López Obrador, tratando junto a la gobernadora Claudia Pavlovich de unir sus caminos y establecer condiciones para que el nuevo acuerdo político haga las cosas funcionales para la federación y para Sonora, de modo que ambos proyectos puedan transcurrir en paz.

Y mire, creo que es obvio que en este momento quien más necesita del apoyo del otro es Claudia Pavlovich, y en ese escenario el ruido que se genera en escenarios como el del Congreso, simplemente no ayudan, por más que no sea una responsabilidad o interés directo de parte de la gobernadora, aunque la interferencia de actores ligados al gobierno de Sonora y muy en particular a su partido, si enrarecen el clima político.

El asunto que parece muy menor, comienza a ponerse delicado, porque el Congreso tiene varios asuntos en puerta, uno de ellos es el análisis y aprobación dude las cuentas públicas de 2017, una tema que reviste alto interés político para la gobernadora Pavlovich. El otro es sin duda el análisis y aprobación de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Ingresos del 2019, que es un asunto vital para la operatividad de los 3 poderes de gobierno y donde al estado no le conviene llegar a una discusión de este tipo en medio de una abierta confrontación política, por un tema que insisto es mucho mucho muy menor.

Muchos se preguntan por qué los diputados de Morena han reaccionado con molestia ante esa situación, y la respuesta es porque sus interlocutores no los han respetado como corresponde a su posición de fuerza mayoritaria y han pretendido engañarlos y chamaquearlos con situaciones absurdas como la que hoy vive el Congreso.

Lo peor de todo es que el Poder Legislativo de Sonora está por entrar en una parálisis ante este impasse, pues se requiere de que posiciones como la Oficialía Mayor y la Dirección General de Administración, que hasta el 18 de septiembre encabezaron Ángel Barrios y David Suilo, tengan un titular, ya que sus funciones son vitales para el desarrollo del trabajo de los diputados, pero también para que los acuerdos que se toman en el pleno, puedan avanzar.

La información de que dispongo es que este martes no terminará el drama legislativo, pues apenas la noche del lunes la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política, tomó los acuerdos relativos a quienes serán sus relevos, asunto que se hará público este martes, sin embargo los nombramientos solo podrá hacerse válidos el jueves, en la sesión ordinaria, pues se ocupa del acuerdo de los coordinadores, pero también de que la recién integrada Comisión de Administración aborde y dictamine el tema, para que pueda votarse en el pleno.

***

Por cierto quizás usted ya sepa que Adolfo Salazar Razo y Erich Moncada son de las cartas fuertes de Morena para ocupar la Oficialía Mayor y la Dirección de Comunicación Social en el Congreso, el asunto es que el PAN ya dijo que estará dispuesto a votar con Morena en la renovación de la plantilla, siempre y cuando les concedan una de las 6 posiciones importantes en el Congreso, y en este caso están con la idea de posicionar a Eduardo Chávez en la Dirección Jurídica o en la Contraloría del Congreso y a partir de ahí irse juntos en los acuerdos.

Correspondencia a demiandu1@me.com