Compartir
Clubhouse: ¿cómo es y para que sirve esta nueva red social?

Clubhouse: ¿cómo es y para que sirve esta nueva red social?

#Tecnologia En el universo de las redes sociales hay una nueva favorita: Clubhouse. Se trata de una red social orientada exclusivamente al audio y la cual se describe a sí misma como «un espacio para conversaciones casuales y directas».

La app, desarrollada por Paul Davidson y Rohan Seth, ya cuenta con 1.500 usuarios en todo el mundo y le apuesta, en términos prácticos, a que sus usuarios se reúnan en salas virtuales a charlar o a escuchar conversaciones en directo.

Su lanzamiento se registró hace unos meses, luego de que la firma privada Andreessen Horowitz la financiara tras revisar la versión beta. Medios especializados reportan que, a la fecha, Clubhouse está valorada en unos 100 millones de dólares.

A continuación le contamos cómo puede acceder y cómo funciona esta red social.

¿Cómo puede acceder a Clubhouse?

Por ahora, la aplicación, que sigue en su versión beta, solo está disponible para iOS. Es decir, solo se puede acceder desde un iPhone o un iPad.

Ahora bien, una de las características de esta red social es la exclusividad. Por eso, además, solo se puede acceder a Clubhouse con una invitación por parte de un usuario que ya esté registrado. Una vez adentro, cada usuario nuevo cuenta con dos invitaciones para dos potenciales nuevos usuarios.

Para obtener más invitaciones, se tienen que hacer ciertas acciones en la plataforma. Es una estrategia de Clubhouse para fomentar la actividad dentro de la app.

¿Cómo funciona?

Clubhouse se basa en audios de voz cuyo contenido puede durar un tiempo determinado. La idea, dicen sus creadores, es que las conversaciones sean espontáneas, por lo que la app graba el audio directamente desde el teléfono o los auriculares.

La plataforma se estructura en salas, o rooms, que crean los usuarios, quienes pueden conversar solos, con invitados de su elección o animando a oyentes a participar. Así, en cada sala existen dos tipos de usuarios: el stage, formado por moderadores y personas que intervienen; y el stall, donde están los usuarios que escuchan y que eventualmente pueden pedir la palabra e intervenir si el moderador acepta.

Las salas pueden ser privadas o públicas, en cuyo caso cualquier usuario puede entrar para escuchar.

Sus creadores explican, además, que a partir de las 22:00 horas «la tranquilidad se acaba», pues llega Back of the bus, una gran discusión en vivo. Se pasa de lo que antes se parecía a una conferencia a un bar en el que, eso sí, está prohibido hablar de tecnología.

Fuente: www.eltiempo.com

Deja un comentario