Compartir
AMLO visita a etnias en Sonora, ¿y el tema de seguridad?

AMLO visita a etnias en Sonora, ¿y el tema de seguridad?

Por Arturo Soto Munguia

A sabiendas de que la desvelada lectora, el insomne lector mal-abren un ojo y ya están buscando la mañanera del presidente para reafirmar su fe transformadora y renovar su catálogo de anatemas contra el conservadurismo neoliberal, esta vez le vamos a pasar la agenda de tres días que tendrá el comandante en jefe de las fuerzas armadas por Sonora, comenzando por Obregón, donde andan abrazando muy recio y antier se escabecharon a seis en dos entregas, y ayer a un púber de 14 años que de acuerdo a las primeras indagatorias de la fiscalía estatal, se reunía con personas que venden narcóticos y en ocasiones llegaba a su domicilio bajo los efectos del ‘cristal’.

Como la ‘mañanera’ será en Ciudad Obregón, cabecera de uno de los municipios más violentos del mundo, se espera que el tema de la seguridad pública ocupe una parte importante dela agenda temática, aunque realmente hay pocas expectativas de un viraje en las políticas de seguridad que en lo local no van más allá de la moraleja (en su más estricto sentido de intención moralizante) de que ‘el que anda mal, mal acaba’, y en lo federal apenas alcanza para salvaguardar los derechos humanos de esas ovejas descarriadas, prófugas de la chancla materna y muy proclives a jalarle al gatillo, aunque no precisamente de la colilla.

Sí se entendió el chiste, ¿verdad? ‘Jalar al gatillo de la colilla’. Jaajajaaaa. No es tan malo, pero después de que me tumbaron la cuenta de Twitter @Chaposoto a saber por qué motivos, ya ando más escamado que un ‘tirante’de la colonia México y no sé si me va a caer encima la FGR, la Sociedad Protectora de Animales o la Policía de lo Políticamente Correcto, PPC por sus siglas en español.

Y en serio, no es la intención desacreditar el trabajo de la Fiscalía y la secretaría de Seguridad estatales. Sus datos duros, su estadística y su numeralia prueban que están haciendo sus mejores esfuerzos, ofreciendo resultados y resolviendo casos, pero al mismo tiempo muestran que ante la gravedad del problema, tales esfuerzos palidecen ante la cruenta realidad.

Ayer mismo escuchaba, no sin sentimientos encontrados, a la fiscal Claudia Indira Contreras informar del éxito de la aplicación ID Sonora, que ha sido ‘bajada’ por casi dos mil personas. Esta aplicación es una herramienta digital para auxiliar en la búsqueda de personas desaparecidas a través de teléfonos inteligentes o equipos conectados a internet. Es plausible que un programa de gobierno despierte en tan poco tiempo tanto interés, y al mismo tiempo es aterrador pensar que cada uno de esos usuarios que bajaron la aplicación es porque están buscando a alguien cercano en condición de desaparecido.

La numeralia quiere ser optimista pero al mismo tiempo es escalofriante. Solamente en el mes de abril la Fiscalía localizó sanas y a salvo a 87 personas reportadas como desaparecidas en Sonora, aunque también encontró a 18 de ellas sin vida.

La Fiscalía no lo dijo, pero el sentido común indica que las personas localizadas en su mayoría pudieron ser víctimas de ‘levantones’ (usualmente ligados a deudas y conflictos del narco)  y, ojo con este dato, el número más alto (19) se registró en Hermosillo, donde se supone más tranquilidad que en otros municipios como Nogales, que registró 16; Cajeme, con 15 y San Luis Río Colorado con 10.

Otro dato sorprendente que ofreció Claudia Indira ayer fue el de 846 cuerpos que permanecen bajo resguardo de la Fiscalía desde 2006 y que, estando plenamente identificados, no han sido reclamados por sus familiares. Y aquí es donde entra esa otra parte que involucra a la sociedad, porque es claro que 846 cadáveres, así sean recogidos en 16 años, son muchos y reflejan una situación grave, pero no es menos grave que 846 familias asuman con indiferencia la desaparición de uno de los suyos, o quizá la normalicen bajo la misma premisa de que ‘el que anda mal, mal acaba’.

Si no es así, y las razones por las cuales los cuerpos no han sido reclamados, la fiscalía tiene a disposición de quien requiera información sobre esos muertos, los números telefónicos 6622 12 16 37 y 6623 41 3000.

Al menos la Fiscalía pone sobre la mesa los datos que ilustran la realidad. Una realidad que no es lo deseable pero es lo que hay, y reconocerlo es un buen inicio para no avanzar a ciegas. Lo que no se vale es voltear hacia otro lado, como hizo la secretaria de Seguridad, María Dolores del Río al negar que en Sonora existan territorios controlados por el crimen organizado.

Son tantas y tan variadas las evidencias, las experiencias que circulan de boca en boca, de pueblo en pueblo, que la secretaria camina por el delgado filo que separa la verdad de la mentira y eso, a la postre resulta costoso no solamente para ella sino para el proyecto del que forma parte.

II

Pero bueno, el de la seguridad es un tema que seguramente estará en la agenda del presidente durante la gira que comienza con la mañanera de hoy viernes en Ciudad Obregón, aunque esta vez la temática será preponderantemente sobre los asuntos que conciernen a las etnias y que no son menores.

La mañanera será a las siete horas; a la una de la tarde estará en Mesa Colorada, Álamos para presidir el Plan de Justicia para la etnia guarijío y las siete de la tarde hará lo propio en Etchojoa donde abordará el Plan de Justicia para la etnia mayo.  El presidente también supervisará los avances de esos planes para yaquis y seris.

Agendas complicadas estas últimas, pues los yaquis siguen con sus tomas carreteras y reclamando la suspensión del acueducto Independencia, y los seris se niegan a aceptar la propuesta presidencial de abandonar una de sus principales fuentes de ingreso como son los permisos de caza de cimarrón y bura en su territorio, para sustituirlos por tours fotográficos, a cambio de que el gobierno federal les retribuya en programas sociales esos ingresos.

Veremos en qué para todo esto.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 Visita www.elzancudo.com.mx