Compartir
Algo se pudre en este país

Algo se pudre en este país

Por Arturo Soto Munguia

Ariadna, Lidia Gabriela, Mónica Citlalli, Jazmín y Gladys. No se conocían entre ellas, vivían muy lejos cada una de las otras, sus vidas corrían por caminos distintos pero hoy tienen algo en común: están muertas.

Sus casos han cimbrado la conciencia nacional por la resonancia mediática, pero tristemente son menos de la mitad de las once mujeres que asesinan diariamente en México.

La que termina ha sido una semana negra para las mujeres mexicanas y la estadística no retrata fielmente el horror de lo que está pasando en todo el territorio nacional, en un mapa salpicado de sangre y cubierto de impunidad.

Ariadna apareció muerta en un paraje cerca de Tepoztlán, Morelos. Tenía huellas de violencia en su cuerpo pero la necropsia realizada por la fiscalía morelense determinó broncoaspiración por congestión alcohólica como causa de su muerte. Hay una persona detenida como presunto responsable, pero el tema ya entró al carril de la política al entrar al caso la fiscalía de la Ciudad de México con hipótesis distintas sobre la causa de su muerte.

Lidia Gabriela se arrojó de un taxi que iba a gran velocidad, tras discutir con el chofer, que cambió sospechosamente de ruta. Ante el temor de ser secuestrada, la joven de 23 años saltó del auto y las lesiones le provocaron la muerte. Las autoridades detuvieron a un hombre señalado como el chofer del taxi, pero las investigaciones arrojan que no fue él quien lo conducía durante los hechos.

Mónica Citlalli tenía 30 años y era profesora de inglés. Salió de su casa en Ecatepec, Estado de México y el 9 de noviembre encontraron su cuerpo tirado en la carretera México-Cuernavaca. Su novio se encuentra desaparecido y aparece como el principal sospechoso.

Jazmín Zárate era de Guerrero pero vivía en Oaxaca. Cantaba. Recientemente había participado en un videoclip con un tema contra los feminicidios. La encontraron muerta a cuchilladas el 9 de noviembre. Hay un detenido como presunto responsable. Un tipo que en redes sociales se hacía pasar como policía.

Gladys tenía 44 años y vivía en Hermosillo. Su esposo, un militar retirado de quien se estaba separando la asesinó clavándole un cuchillo en el pecho. Luego tomó una pistola y se suicidó de un disparo en la sien.

Estos asesinatos ocurrieron entre los últimos días de octubre y los primeros de noviembre. En ese lapso, hay por lo menos 200 asesinatos de mujeres que no acaparan titulares en los medios, pero ocurren.

Algo está podrido en este país.

II

Hay que concederle razón al gobernador del estado cuando sostiene que en lo que va de su administración no se ha presentado una sola huelga, lo que habla bien de la estabilidad laboral en Sonora, un mérito que hay que abonarle a la conciliación entre las partes obrero-patronales vía las autoridades del Trabajo.

Ayer, Alfonso Durazo volvió a presumir este logro nada menos que ante la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján a quien muchos recordamos en aquel 2018 de campaña como representante de los jóvenes de Morena y protagonista de un spot en el que aparecía cantando una pegajosa cumbia, convirtiéndose en un símbolo importante de la campaña presidencial.

Luisa María, desde luego es mucho más que una presencia agradable. Su participación política es de larga data y viene acompañando a Andrés Manuel López Obrador desde las movilizaciones contra el fraude electoral en 2006; en 2012 fue diputada federal y presidió la Comisión del Trabajo y Previsión Social.

Su militancia en la izquierda le viene de familia: es hija de Arturo Alcalde, decano del sindicalismo independiente y colaborador habitual de La Jornada, y de Bertha Luján, quien hasta hace poco firmaba como presidenta del Consejo Nacional de Morena, cargo en el que fue relevada por el propio Alfonso Durazo.

Pues ayer Luisa María Alcalde y Alfonso Durazo tuvieron agenda común en Hermosillo, donde la secretaria federal destacó los esfuerzos que se están haciendo en Sonora “donde quedó atrás un sistema corrompido donde estaban secuestrados los litigios por intermediarios, lejos de la justicia laboral para las y los trabajadores”, dijo.

La funcionaria estuvo en Sonora para constatar los avances en la implementación del Nuevo Sistema de Justicia Laboral y en ese marco sostuvieron un encuentro con líderes empresariales y sindicales donde expusieron los puntos más relevantes de ese sistema.

No podía tener mejor madrina en su primera aparición pública como secretario del Trabajo en el estado el recién nombrado Francisco Vázquez Valencia, lo que es.

Por su parte el gobernador expuso que a un mes de haberse implementado, se han registrado más de dos mil asuntos, de los cuales el 97 por ciento han sido resueltos por la vía de la conciliación -cual es el espíritu del nuevo sistema de justicia laboral-, lo que coloca a Sonora por encima del promedio nacional que es del 75%.

Y por lo visto el gobernador ya le agarró el modo a eso de ser anfitrión de funcionarios federales, pues este viernes estará en Cananea el secretario de Gobernación Adán Augusto López para supervisar avances del Plan de Justicia para aquel mineral.

No vaya a pensar usted que el tabasqueño viene en plan de ‘corcholata’ a hacer precampaña, pero apueste tronchado a que por aquellos lares aparecerán lonas, espectaculares y demás parafernalia, incluyendo uno que otro grito de “¡Presidente-Presidente!”.

III

Si los regidores de Morena en Hermosillo andan de Sherlock  Holmes investigando contratos, bien pueden echarle un ojo a administraciones pasadas y no necesitan irse muy lejos.

Con que le busquen poquito en la administración de Célida López se van a encontrar una serie de pagos mensuales mediante partidas en Agua de Hermosillo, Alumbrado Público y en el mismo Ayuntamiento.

Tan solo el organismo operador de agua pagaba entre 100 mil y 250 mil pesos mensuales a medios de comunicación, lo cual no tuviera nada de raro pues es habitual que la paramunicipal asuma sus propias campañas. El problema es que ninguno tenía contrato.

Simplemente Agua de Hermosillo mandaba una lista a Tesorería para que de allí saliera el recurso que podía llegar hasta 200 mil pesos, sin contrato. Eso provocó, de acuerdo a lo que consignan funcionarios de la pasada administración, grandes pleitos entre ambas dependencias. Y es que algunos de los beneficiarios de esos pagos ni siquiera tenían un medio de comunicación acreditado y en algunos casos justificaban el cobro con la publicación de una o dos notitas en feisbuk. O con la ‘no publicación’ cuando se trataba de grillas contra la alcaldesa. Ups.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 Visita www.elzancudo.com.mx