Compartir
10 años y la justicia que se niega a llegar

10 años y la justicia que se niega a llegar

Por Demian Duarte

CIUDAD DE MÉXICO.- Este miércoles es 5 de junio y si usted ha estado en Hermosillo o en Sonora los últimos 10 años, sabe que es una jornada de luto y de protesta en memoria de 49 niños que fueron inmolados, sacrificados a la corrupción y el influyentismo que han sido las grandes calamidades de México.

Por supuesto que desde ayer martes la vigilia de los padres, deudos de esos niños muertos en el incendio, además de los niños sobrevivientes y sus familias montaron guardia y vigilia, expresando que su recuerdo sigue tan vivo como la exigencia de justicia.

Y claro que este miércoles por la tarde las calles de nueva cuenta se tendrán que colmar con la multitud y la solidaridad de los hermosillenses que nos negamos a olvidar, porque olvidar es negarse a la justicia y cerrar los ojos a esa historia es sentar las condiciones para que una nueva tragedia pueda presentarse.

Han pasado 10 años y también se han dado ya 2 transiciones en el poder político en el país, pue seguramente usted recordará que al suceder la tragedia el gobierno federal lo encabezaba Felipe Calderón (PAN), a quien siguió Enrique Peña Nieto (PRI) y ahora lo dirige Andrés Manuel López Obrador (Morena) quien al encabezar el gobierno de la Cuarta Transformación, ha plantado la expectativa de que ahora sí se hará justicia y se cumplirá con los compromisos de justicia plena, atención médica e incluso psicológicamente tanto a los menores sobrevivientes como a los padres afectados.

Y es que se tiende a confundir las cosas, el reclamo de justicia no es una reparación del daño, se trata de que los responsables dentro del sistema sean castigados por su complicidad y su indolencia y que los responsables como propietarios también sean juzgados y castigados por el sistema de justicia.

Solo en ese momento, cuando la verdadera justicia se asome, es que se tendrá la satisfacción de que se cumplió con las víctimas. Y es que a pesar de que su muerte no tiene remedio, el objetivo de los padres de familia es que haya un castigo ejemplar para impedir que algo como lo sucedido el 5 de junio de 2009, pueda repetirse.

De hecho operó ya un cambio de actitud en la atención a los deudos y a los menores con secuelas y sus familias, pues la instrucción del presidente Andrés Manuel López Obrador fue que Alejandro Encinas, subsecretario de Gobernación especializado en Derechos Humanos y Atención a Víctimas, viera por ellos y sus necesidades, sus reclamos e inconformidades, lo que viene sucediendo de continúo desde que algún reportero le preguntó al presidente de la República en su rueda de prensa mañanera sobre el caso ABC y las víctimas.

Falta sin embargo cerrar el círculo y que la Fiscalía General de la República cumpla con su trabajo y termine con las investigaciones aún abiertas, a fin de que las causas penales puedan agotarse y sean los jueces quienes determinen las culpabilidades y las penas que los responsables deberán pagar ante la sociedad.

Por supuesto está pendiente una disculpa pública de parte del gobierno federal, al asumirse la responsabilidad de aparte del sistema que decidió desentenderse de la atención a los niños y sus familias, subrogando el servicio de guardería, privatizando y poniendo la vida de lo más valioso que tiene nuestra sociedad en manos de empresarios.

De todo eso estaré pendiente en esta visita que hago a la Ciudad de México, en busca de las respuestas.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Dejar un Comentario